Contacta conmigo.

Escríbeme a: sergi_rodco@hotmail.com (en el asunto haz constar "Blog").

dimarts, 27 de desembre de 2011

MSF en Sudán del Sur.


Barcelona, 28 de Diciembre de 2.011.
Estos días están siendo un poco estresantes solucionando temas personales, documentación para tramitar el work permit en Sudán del Sur, el contrato, revisión médica, vacunación, formación acelerada, días festivos, alguna que otra despedida, venta del coche, etc… Me voy la semana que viene y comienzo a tener  sensaciones parecidas a los días previos al viaje a Asia: sé que me voy, tomo conciencia e, interna y silenciosamente, voy diciendo adiós a los paisajes que pueblan mi día a día, esos que pasan habitualmente desapercibidos. Me voy despidiendo de mi escritorio. De mi sofá. De mi habitación. De la parada del autobús de delante de mi casa. Del supermercado donde compro. De Barcelona. Del sol que ilumina esta ciudad. De sus edificios modernistas. Me voy sumiendo en una emoción interna que no puedo controlar. No diré que me gusta. Pero tampoco me disgusta. Es como redescubrir tu espacio, tu entorno, tomar conciencia que dejará de serlo por un tiempo indeterminado, en principio un año. Quizás, dos. Quizás… quién sabe. Mi intención es un año, volver y luego otro año. Pero para eso se deben dar muchas circunstancias: que me adapte a vivir allí, que me guste el trabajo, que me vea con ánimos y fuerzas y, claro, que MSF estén contentos con mi desempeño laboral y quieran que siga otro año. De momento, un año. Y un año es mucho tiempo. Bueno, volvemos a lo de siempre: es relativo. Es posible que a mí se me haga muy largo allí. O todo lo contrario. Y a vosotros, seguramente, se os pasará volando (ya hablé de la percepción relativa del tiempo en función de nuestras rutinas y hábitos y de cómo pasa más rápido para quien realiza lo mismo (trabajar) durante semanas y semanas). En cualquier caso, me despido de mi vida aquí, de mi familia, de mis amigos, de mi espacio durante un tiempo indeterminado. Y eso, en algún aspecto, me provoca un punto de tristeza. Pero ni puedo, ni debo, ni quiero quejarme. Lo decido yo. Y cuando decido, asumo. Si tomo el camino de la izquierda, renuncio a lo que aparece en el camino de la derecha. O viceversa. Y eligiendo, descartas. Y descartar, aunque sea temporalmente, implica renunciar. Y cuando renuncias a algo que quieres esperando que el otro camino te lleve donde tú pretendes, la pena existe, pero la determinación, la decisión, el optimismo… son motores que deben mitigar esos sentimientos de pena y tristeza.
Me duele especialmente por mi familia. Por mis padres, sobre todo. Sé que me entienden y me respetan. Saben que es una gran oportunidad profesional y personal para mí… pero son padres y la preocupación por un hijo es mayor a cualquier otra cosa, imagino. Pero todo saldrá bien. Volveré más hombre, más maduro, más hecho. Volveré con una maleta cargada de experiencias que, en el futuro, pueden ser claves en mi desarrollo profesional (el personal lo doy por descontado).
Y los días comienzan a volar, arrancando hojas del calendario, mirando de reojo ese 3 de enero, el día previsto para volar hacia Juba. Juba… el otro día descubrí una web que habla de la capital de Sudán del Sur, donde viviré.. Definitivamente, el marketing ha llegado allí. Sí, en serio: si me dicen que me están hablando de New York City, me lo creo!!. Qué manera de vender esa ciudad tan pequeñita y, a priori, escasa de infraestructuras… Vamos, opinad vosotros mismos. Os dejo el enlace:
Y si os queréis entretener, pues os dejo algunos enlaces con fotos de Sudán del Sur y de Juba:
Y aquí os dejo algunas fotos…
Vista aérea de Juba, junto al Nilo.
Una de las calles principales de Juba.
El mercado...
Por supuesto, lo importante es la labor que está desempeñando MSF en ese país tan necesitado de ayuda internacional. De hecho, he leído en varios sitios que hay multitud de ONG’s en Sudán del Sur, porque es uno de los países más pobres del mundo y con mayor necesidad para todo: salud, alimentación, infraestructuras, etc. Por el lado positivo, pienso que allí conoceré a muchos expatriados de todo el mundo que trabajen no sólo con MSF, sino con muchas otras ONG’s y eso, seguro, también ayudará.
Para cerrar este post, previo ya a mi partida, me gustaría explicaros algunas de las misiones y situaciones a las que se enfrenta MSF allí.
En el siguiente enlace, podréis leer un poco la situación general de todo Sudán, previa a la independencia de Sudán del Sur, con referencias generales a todo el país, destacando la atención a la enfermedad del Kala Azar y a los refugiados de Darfur, que tantos telediarios han ocupado en occidente y que, lamentablemente, el 99% de nosotros no sabemos dónde queda.
En este, http://www.msf.es/noticia/2011/numero-refugiados-en-sudan-del-sur-aumenta , se habla de los refugiados que llegan a diario de Sudán (el del norte), en el estado del Nilo Azul, huyendo de la guerra. Y en este otro, se amplía la información al respecto: http://www.msf.es/noticia/2011/sudan-miles-personas-huyen-del-conflicto-para-refugiarse-en-sudan-sur .
En el siguiente enlace, se explica la situación dramática en la que viven cientos de miles de personas, sin acceso a alimentación básica, ni servicios de salud básicos, sin acceso a agua potable, en una zona endémica de malaria, etc. MSF ha puesto en marcha clínicas móviles, un programa nutricional terapéutico y atención básica a estos cientos de miles de personas. A esta situación tan dramática, se añaden algunos enfrentamientos en regiones fronterizas, intertribales, disputas de ganado, una guerrilla que entra desde el Congo… Aquí os lo dejo: http://www.msf.es/noticia/2011/sur-sudan-cientos-miles-personas-siguen-viviendo-en-una-situacion-muy-dificil .
Y aquí, de los enfrentamientos en la zona fronteriza de Sudán y Sudán del Sur, Abyei, de los desplazamientos masivos de personas y de la labor titánica de MSF para atender a todas estas personas. http://www.msf.es/noticia/2011/sudan-ciudades-desiertas-miles-personas-huyendo-para-salvar-sus-vidas-en-abyei
En este otro enlace, se habla del programa que ha impulsado MSF para reducir la tasa de mortalidad materna… 1 de cada 7 mujeres muere durante el embarazo o el parto en Sudán del Sur. Sencillamente… escalofriante.  http://www.msf.es/noticia/2011/sur-sudan-msf-trabaja-para-reducir-tasa-mortalidad-materna
Y algunas fotogalerías realmente conmovedoras. Estremecedoras. Un testimonio de la lucha de un pueblo por sobrevivir a su destino.
Y, finalmente, algunos blogs de los que en breve, serán mis compañeros. Bueno, yo seré un nuevo compañero, aunque vaya en calidad de Coordinador de RRHH, serán compañeros de los cuales debo aprender muchísimo en todos los sentidos. Si alguien quiere ir siguiéndolos, aquí os dejo los enlaces:
Sin duda alguna, el que no sepa ahora dónde está Sudán del Sur, cuál es su situación política, económica, social y humanitaria, el que no conozca la situación dramática de cientos de miles de personas, será porque no quiera saberlo. Y es respetable, claro que sí.
Muchas personas me han dicho estas últimas semanas, incluso antes de saber destino, que era valiente por ir allí. Otras me han preguntado  si no me daba miedo. Incluso hay quienes me miran con cierta incredulidad. Ahora que ya sé destino, me he ido informando de todo lo anterior (y todo lo que me queda por aprender), he visto fotos de Juba y del país, he leído acerca de las misiones y proyectos que realiza MSF allí, he leído algunas entradas de los blogs de mis futuros compañeros… y debo confesaros que, en algún momento, pensé: “uffff, qué duro…”. A medida que he ido asumiendo el destino, la labor de MSF, leyendo los relatos de quienes ya están allí, os aseguro que es como si en mí hubiera nacido algo nuevo. No sé cómo explicarlo… como si sintiera que ahora voy a hacer algo importante en mi vida, algo que veía muy lejano y que, cosas del destino, ha aparecido en mi camino. Como si fuera una luz, parpadeante, que atrae mi atención y no puedo resistirme a caminar hacia ella. Trabajar duro, ayudar, salvar vidas, mejorar la calidad de vida de miles de personas… Me siento bien, motivado, seguro, decidido, confiado. Es lo que quiero hacer. Y no hay mayor fuerza en este mundo que una voluntad decidida y obstinada.
En una semana viajo hacia Juba, dejando atrás mi vida, familia, amigos y sintiendo que un pedacito de mi corazón se queda aquí. Quizás, un día, cuando emprenda el camino de vuelta, deje otro pedacito de mi corazón en esas tierras que estoy a punto de conocer…

2 comentaris:

  1. No te deseo suerte, sino éxito!! Que lo disfrutes, que aprendas, que aproveches, que seas feliz y que les traigas ayuda y felicidad a ellos también.

    Te sigo desde aquí :D

    ResponElimina
  2. Pues si, amigo...
    Contigo estamos, otra vez, siempre. Enseña, Aprende y Comparte.
    Y molta merda tambe!

    ResponElimina