Contacta conmigo.

Escríbeme a: sergi_rodco@hotmail.com (en el asunto haz constar "Blog").

dijous, 22 de desembre de 2011

Juba: Sudán del Sur.


Barcelona, 22  de Diciembre de 2.011.
La rigidez en los esquemas y planes eran una constante en mi vida unos años atrás. Si algo no salía como yo quería, esperaba o había pensado, el enfado, la rabia y la frustración se apoderaban de mí. Obviamente, no era el camino. Y comencé a trabajar mi flexibilidad, la capacidad de amoldarte a unas circunstancias cambiantes e imprevistas (adaptación) y la aceptación de que hay cosas que no puedo controlar y ante las cuales debo ser lo más flexible posible, incluidos mis patrones de conducta.
Como ya comenté en la entrada anterior, a mitad de octubre había conseguido trabajo con Médicos Sin Fronteras para irme a algún país africano como coordinador de RRHH. Y no sabía ni país de destino, ni fecha de salida, ni duración… con lo que todo parecía indicar que marcharía a mediados o finales de enero tras el curso correspondiente en enero. Además, miré los posibles destinos a los cuales podrían enviarme: Nigeria (Abuja), Liberia (Monrovia), Sudán (Jartum), Etiopía (Addis Abeba), Kenia (Nairobi), Uganda (Kampala), Zambia (Lusaka) o Zimbaue (Kinsasa). También estuve mirando algunos datos sobre las ciudades, los países y todo lo que ha llegado a mis manos referente a situación en África, lo he visto/leído ávidamente.
Pero la realidad se impone, tozuda como ella misma.
El lunes, tras remitir un correo a MSF, me responden diciendo que hay unas vacantes inesperadas y que contactarán conmigo para ver mi disponibilidad. El martes, llamada telefónica para verificar algunos datos, la disponibilidad y, tras comprobar que no tenía reparos en temas de seguridad o inmediatez en la partida, me dicen que entre 7 y 10 días me voy, que hay dos posibles destinos, pero que no me dirán hasta que haya asignación.
Por la noche leo los dos correos que me han remitido para confirmarme fecha de salida y destino: 29 ó 30 de diciembre. Destino: Sudán del Sur. ¿Sudán del Sur?. Vaya, sí, sé que hubo un referéndum hace poco, que es un país nuevo y… vayaaaaaaa… seguramente era el único país que no esperaba. Quizás Sudán, pero… Sudán del Sur!!!. Al leer el nombre mi primera reacción es: “no sé prácticamente nada de este país”. Así que toca conseguir información, situación política, económica, social, cultural… es más… ¿Cuál es la capital de Sudán del Sur?. Ah, sí, claro: Juba. Desde luego, qué ignorante soy!!.
Venga, vamos allá… busca información del lugar donde vas a vivir los próximos 12 meses, Sergio. Bien: Sudán del Sur. Capital: Juba. Limita con Sudán al norte (esta era fácil, eh?... si hay un Sudán del Sur, seguro que tiene que haber uno en el norte); al este con Etiopía; Kenia, Uganda y Rep.D.Congo al sur; y Rep.Centroafricana al oeste. ¿Lo ubicáis ya?.  Venga, voy a ayudaros porque, además, es un país de 6 meses de vida, así que en la mayoría de mapas políticos de África no aparecerá más que como una parte del Sudán.
El nuevo país de Sudán del Sur, en pleno corazón de África...
En las últimas décadas ha habido diversos conflictos armados entre el norte y el sur, con motivos, principalmente, religiosos: el norte del Sudán de mayoría árabe y musulmana; el sur, de mayoría animista y cristiana. De tal modo, poco después de 1.983 comenzó una guerra civil que se extendió hasta septiembre de 2.005, cuando se firmó un acuerdo de paz, por el cual Sudán del Sur se convirtió en una región autónoma, con un gobierno propio y una constitución interina y con la convocatoria de un referéndum de autodeterminación en Julio de 2.011. Vaya, así que mientras yo estaba perdido en algún lugar de Laos, en esta región Sudanesa se celebraba un referéndum de autodeterminación para decidir si querían formar un país nuevo o no. Curioso… Como decía ayer Jordi en mi facebook: “te vas a vivir a un país que ha conseguido su independencia mediante un referéndum de autodeterminación democrático”. ¿Casualidades?. Los que me conocen ya saben lo que opino de España y la relación con Euskadi/Catalunya. No hay nada más democrático que preguntar a la gente qué quieren ser, en vez de ir prohibiendo referéndums, por lo que no es democracia, sino constitucionalismo. Pero bueno, dejemos este tema, que me produce cierto rubor que en Sudán puedan votar eso y en España se prohíba. Qué caprichosa es la vida, de verdad. Anda que no he tenido yo discusiones con este tema…
O sea: me voy a un país nuevo de trinca, ¿no?. 6 mesecitos… vaya… Juba su capital. Juba… donde se supone que viviré. Hummmm… busquemos imágenes/datos de Juba… vaya, es más difícil de lo que esperaba. No llega a los 200.000 habitantes y no era la gran metrópolis africana que yo me esperaba para ir a vivir, estilo Kinsasa, Nairobi, Jartum o Monrovia. Tendrá sus puntos positivos y sus puntos negativos, sin duda.
La constitución de Sudán del Sur define el país como: “una entidad multiétnica, multirracial, multilingüe, multirreligiosa y multirracial”. Hummm… Sigamos.
El actual presidente del gobierno es el sucesor del que era el comandante en jefe del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán, durante la lucha armada de este contra el norte. A su muerte, lo relevó el actual presidente. La población es de alrededor de 9 millones de personas en 10 estados federales, que tienen una economía básicamente rural y de subsistencia. Según wikipedia: “Este territorio ha sido duramente golpeado por las continuas guerras civiles. Esto trajo como resultado una falta de desarrollo de las infraestructuras, la destrucción y el desplazamiento: más de 2 millones de personas murieron y más de 4 millones han sido desplazados o son refugiadas por la guerra civil y sus consecuencias”. Qué bien… ahora ya me siento más tranquilo.
El idioma oficial es el inglés, junto al resto de lenguas del resto del Sudán del Sur.
“Sudán del Sur es uno de los países más pobres del mundo. Después de la guerra, la pobreza y el hambre se extendieron entre la población”. Gracias, Sr. Wikipedia, cada vez me anima más.
Resumiendo: un país nuevo, de 6 meses de vida, tras muchos años de guerra civil con sus vecinos del norte, con grandes recursos minerales y petrolíferos, pero extremadamente pobre, con economía de subsistencia, sin apenas infraestructuras, de mayoría cristiana y animista.. Bueno, un reto interesante por delante.
Parece que no me voy el 29/30, sino unos días más tarde por cuestiones de briefing, formación, documentación, vacunas, preparación, vuelos, etc., lo que me otorga varios días más para solucionar temas personales y poder despedirme de algunas personas, que entre lo precipitado de la asignación y las fechas que se nos vienen encima, hubiera sido bastante dificultoso.
Ayer  caminaba por Barcelona, solucionando algunos de esos temas personales que son relativamente urgentes y mi mirada era otra. Miraba a mi alrededor, en el autobús, en el metro, en los edificios modernistas, el ajetreo de coches, las tiendas con ofertas para el consumismo propio de estas fechas, los árboles de navidad, abrigos, personas con bolsas de compras,… Barcelona, mi Barcelona. Y pensaba en cuánto la echaré de menos. Es cierto que a finales de febrero / inicios de marzo volveré un par de semanas para un curso de formación, pero luego ya será hasta, probablemente, diciembre. Y pensaba que en apenas 10-12 días estaré en un mundo completamente distinto: casas bajas, calles sin asfaltar, pocos comercios, poquísimos coches y tráfico de bicicletas; el mercado tan típico en países africanos… Mi vida será totalmente diferente, como en dos universos paralelos. Y sé que no será fácil. No será fácil el cambiar de país, de continente, de idioma en el día a día. Diferente gastronomía. Otras costumbres. Entorno sociopolítico y cultural en las antípodas. Nuevos compañeros. Nuevos retos. Medidas de seguridad. Y no poder salir por la noche para evitar riesgos. Ver situaciones que, seguro, serán impactantes, chocantes, pero toda una lección de vida. Mi reto profesional es enorme, con una gran responsabilidad sobre mucha gente con una de las más prestigiosas ONG’s del mundo: Médicos Sin Fronteras, con una labor que, a medida que la voy conociendo más y más, me provoca mayor admiración y estímulo para ir y ayudar en todo lo que pueda, con mis conocimientos profesionales y, especialmente, con mi voluntad personal. La voluntad mueve montañas… Y, en estos momentos, estoy deseando llegar a una pequeña ciudad africana, en un nuevo país, de historia reciente convulsa y con cientos de miles de personas en una situación muy precaria. Voy a dar lo mejor de mí mismo, consciente de las dificultades y lo duro que puede ser, especialmente a nivel personal. Pero sé que estoy preparado para afrontar el reto. Y sé que muchos de mis amigos y mi familia estarán, en la distancia, pensando en mí y apoyándome cuando lo necesite, que seguro que lo necesitaré en algunos momentos. Pero en eso consiste el reto: en cumplir de manera exquisita a nivel profesional y de crecer, aún más, a nivel personal.
Sudán del Sur. Juba. En el centro de África. Sea como sea, la experiencia la recordaré toda mi vida. Sólo espero tener un punto de suerte en esos momentos que pueden ser cruciales en mi estancia/trabajo allí.
Estás invitado/a a seguirme en este blog.

1 comentari:

  1. Realmente me maravilla tu determinación. Quizá sea eso lo que diferencia a un aventurero de cualquier otro tipo de persona: su capacidad para entregarse a cambios radicales en su vida con total confianza y seguridad en sí mismo. La mayoría de las personas parecemos perder impulso con el paso del tiempo. Nos acobardamos. Sin embargo, tú pareces querer vivir cada día más intensamente. Algún día tendrás que explicarme cómo lo consigues...

    ResponElimina